Ahora, impulsemos al Sector Mexicano de la Moda

Lo hago desde una convicción muy personal, ya que durante estas últimas semanas, poco a poco se cristalizan en acciones, las iniciativas que hemos emprendido desde este Consejo Directivo de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), para buscar impulsar la competitividad, industrialización, innovación y globalización del sector mexicano de la moda, integrado por: la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE), la Cámara Nacional de la Industria Textil (CANAINTEX), la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (CANAICAL) y CICEG.

Además quiero hacer énfasis en que, el esfuerzo de integración que hemos emprendido en nuestra cámara, la que tengo el honor de presidir, es uno en el que promovemos fuertemente la integración y colaboración con los organismos involucrados en el calzado como la Asociación de Empresas Proveedoras Industriales de México (APIMEX), la Cámara de la Industria de la Curtiduría del Estado de Guanajuato (CICUR), la Coordinadora del Fomento al Comercio Exterior (COFOCE), al Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (CIATEC), al Centro de Investigación y Promoción Educativa y Cultural (CIPEC) y a todas las instituciones educativas del entorno municipal, estatal y federal.

Estoy motivado porque este esfuerzo de integración y colaboración, es una estrategia correctamente enfocada: necesitamos trabajar todos juntos para provocar un cambio exponencial en nuestra industria y con ello, no solo asegurar la supervivencia, sino generar condiciones de bienestar social, seguridad, empleos formales, mejorar la capacidad adquisitiva de las familias y su calidad de vida. No soy político, soy un empresario convencido de que se deben promover y capitalizar las ideas para desarrollar al país, se deben provocar las mejores condiciones para que a las empresas les vaya bien, de esta forma impactamos a las familias que de éstas dependen, si no generamos mayor  competitividad, nuestros productos y nuestras empresas no pueden mantener la demanda de un mercado cada vez más exigente y con ello, el impacto directamente se refleja en el empleo, en la economía de las familias.

En el evento que tuvimos la semana pasada, “Hacia una industria del Futuro: Propuesta de los Industriales de México” que organizamos  la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) y CICEG, confirmo claramente que la postura idónea para estructurar una Política Industrial es la colaboración de todos los actores que inciden en el escenario económico de México.

El propósito principal del evento fue proveer a los asistentes de información especializada y actual sobre el estado del aparato industrial de nuestro país, así como del avance en los temas de industria 4.0 a nivel mundial. Además, abordamos la propuesta de política industrial que la CONCAMIN ha presentado públicamente, desde el reciente proceso electoral y, después, al Presidente Electo y a su anunciado gabinete.

Los expertos que nos acompañaron, nos compartieron cómo está estructurada la propuesta de Política Industrial para México, nos brindaron ejemplos internacionales de cómo se han transformado otros países a través de la correcta implementación de políticas industriales, nos dijeron cuáles han sido los beneficios de impulsar la competitividad de los sectores productivos y hablaron de cómo podemos impulsar estas iniciativas y proyectos en esta próxima administración. El evento sirvió para cerciorarnos del gran valor que tienen todos los esfuerzos que hemos venido realizando en CICEG, por crear un entorno abierto, flexible, colaborativo, propositivo con todos los organismos empresariales, las instituciones educativas, los centros de investigación y las autoridades.

Quiero compartirte la principal visión, que en CONCAMIN se ha gestado, y consiste en consolidar una Política Industrial Globalmente Productiva, Competitiva y de Inclusión Social en México.  En la que nuestro gobierno, organismos empresariales, iniciativa privada, academia, centros de investigación, debemos transitar de la Obsesión por la Estabilización Macroeconómica a la Obsesión por el Crecimiento Económico Socialmente Incluyente.

¿Cuáles serían los beneficios de este cambio de estrategia? De acuerdo al planteamiento realizado con los diferentes expertos, que se han sumado a esta propuesta de Política Industrial, los resultados esperados de la implementación serían: un crecimiento anual del PIB del 5% sostenido por 20 años, crear un millón de empleos formales bien remunerados anualmente, reducir la pobreza en 12 millones de personas en 6 años, elevar la Inversión total del 22% al 35% del PIB, elevar la participación del contenido nacional de exportaciones al 40% en 6 años, manteniendo un crecimiento sustentable, comprometido con el bienestar y el medio ambiente.

Estos escenarios no son propuestas al aire. He compartido en editoriales anteriores casos de éxito de muchos países que han creado estrategias de evolución industrial importantes. Nuestro país tiene todas las características y condiciones necesarias para potencializar su infraestructura, tecnología, industria, desarrollo del talento y generación de oportunidades. Además, nuestra pirámide poblacional es la idónea para una transformación profunda, ya que tenemos una cantidad importante de jóvenes y niños, que en definitiva tienen un pensamiento digital y una cultura adecuada para la adopción de nuevos paradigmas.

Esta iniciativa de Política Industrial para México, requiere de una transformación para reinventar nuestros sectores productivos, para alinear a todos los actores en la economía y apostar a la competitividad, internacionalización, innovación y desarrollo de las empresas; que al final, impactan en millones de familias mexicanas, ya que los sectores productivos representan la generación de la mayor cantidad de empleos formales del país.

Este evento ha sentado las bases para impulsar el desarrollo de México y en lo particular, para unir a nuestro sector mexicano de la moda y crear, en conjunto con todos sus actores, un proyecto de transformación sustentado en el talento, la educación, la innovación, la adopción tecnológica, la vinculación transversal de todos los organismos que componen el ecosistema de la moda. Por eso mi gran motivación, mi emoción por cristalizar estos sueños, porque es grande el futuro que nos espera, es fantástico lo que podemos lograr, si comenzamos primero, por empezar a pensar en “nosotros”, en “todos”, en el bien común y tú, eres indudablemente parte de este futuro, te invito a que dejemos de soñarlo… empecemos a provocarlo.

Fuente: http://www.heraldoleon.mx/ CICEG

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *