Cancelar NAIM no impacta en nota, pero sería una señal negativa Moody’s

(Notimex).- Una eventual cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no tendría un impacto directo en la calificación soberana del país, pero sí sería una señal negativa sobre las medidas futuras de la próxima administración federal, consideró Moody’s.

El analista soberano para México de Moody’s, Jaime Reusche, afirmó que la cancelación del aeropuerto para la capital tendría un peso relativamente bajo en comparación con las finanzas públicas y la actividad económica del país.

“Entonces no haría un efecto directo de la cancelación del aeropuerto sobre la calificación soberana, pues el contagio en las finanzas públicas es muy limitado. Lo que más sería es una señal negativa de hacia dónde va el gobierno”, argumentó durante el evento de Moody’s “Cumbre México 2018: Perspectivas crediticias durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador”.

El representante de Moody’s insistió en que cancelar el NAIM no tendría un impacto directo sobre la calificación actual de México, de A3 con perspectiva estable, “pero pondría al país bajo la lupa de cuál va a ser la siguiente señal, si es que se toman más medidas como ésta sería negativo para la calificación y para la economía”.

Así, dijo Reusche, cancelar este proyecto de infraestructura sería “una banderita amarilla” y habría que estar atentos a lo que decida la próxima administración en materia de respeto a contratos y a Estado de derecho.

Mientras tanto, Moody’s mantiene la calificación de México en A3 con perspectiva estable, pues su escenario considera una relativa estabilidad macroeconómica, una renegociación también relativamente favorable del TLCAN y sin giros importantes en las políticas económicas que afecten las finanzas públicas, por lo menos en lo que resta del año y la primera mitad de 2019.

El directivo subrayó que las finanzas públicas son “un ancla importantísima” para la calificación soberana de México y la perspectiva estable que tiene, y por ello serán un punto crítico a seguir de cerca a comienzo del sexenio y a lo largo de los próximos dos o tres años.

Sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), consideró que el entendimiento inicial anunciado entre México y Estados Unidos es positivo para la calificación y economía mexicanas, aunque falta conocer y analizar los detalles.

Resaltó que el acuerdo preliminar en primera instancia elimina mucha incertidumbre que se había traducido en una desaceleración de inversión y demanda en México, aunque si Canadá quedara fuera del tratado trilateral, se volvería a generar algo de incertidumbre.

Reusche coincidió con la vicepresidente corporativo de Finanzas de Moody’s, Nymia Almeida, en que la construcción de la refinería en Tabasco, como pretende el próximo gobierno, afectaría la calificación de México el mismo tiempo que tardaría en construirse y la gran cantidad de recursos que se requieren para ello.

El analista soberano de México para Moody’s refirió que la estimación de crecimiento de la economía mexicana de la evaluadora para este año es de 2.3 por ciento y se acelerará a 2.5 por ciento para 2019.

Con lo que se romperá la dinámica de que el crecimiento se cae fuertemente en el primer año de gobierno, y el mayor crecimiento previsto para 2019 será resultado del mayor crecimiento previsto para Estados Unidos, la recuperación de la inversión y la mayor confianza que hay entre los empresarios y los consumidores mexicanos.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *