Se requieren inversiones para la Seguridad Energética del país, por lo que el sector privado podría complementar los esfuerzos de la CFE y así garantizar un sistema eléctrico confiable y equilibrado entre la demanda y el suministro.


Ciudad de México, 30 de diciembre de 2020. Derivado del Desbalance de Generación de Electricidad suscitado este 28 de diciembre en el Sistema Eléctrico Nacional, el sector privado reitera su disposición a trabajar en equipo con el Gobierno Federal, la Secretaría de Energía (SENER), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) y demás autoridades con el fin de reforzar la red de transmisión eléctrica del país.


El Sistema Eléctrico en México está mayormente atendido por la CFE, quien tiene la atribución constitucional exclusiva de las actividades de Transmisión y Distribución en un Sistema Eléctrico que ha crecido su demanda en más de 30% en los últimos 10 años, por lo que contamos con una red eléctrica, tanto en alta como baja tensión, con grandes oportunidades de mejora.


Actualmente el sistema eléctrico se encuentra congestionado en sus líneas de transmisión, lo cual ha generado costos por más de $1,800 millones de dólares (Cenace 2017). Esto se debe a la falta de infraestructura, al aumento de la demanda y a la falta de disponibilidad de generación, lo cual termina por afectar la confiabilidad del sistema.


El sector privado apoya que sea la CFE quien mantenga la atribución exclusiva de la operación de la red eléctrica, pues se trata de un sector clave para la seguridad energética del país. Por ello, es importante que aumente su presupuesto de inversión; sin embargo, esto resulta insuficiente para cubrir las necesidades que requiere el crecimiento del sector energético a futuro y así evitar que salgan de servicio las líneas de transmisión y evitar futuras fallas en la red eléctrica del país.


En los próximos años se requieren inversiones anuales en generación por más de $87,000 millones de pesos pues se requieren instalar un promedio de 4,400 MW/año para atender la demanda nacional de electricidad y así evitar la saturación de las Líneas de Transmisión y de la Red de Distribución.


Tan sólo la infraestructura de transmisión y distribución necesitan inversiones por más de $21,000 millones de pesos anuales y se requieren aproximadamente $43,000 millones de pesos para la instalación de 5,000 km para fortalecer esta infraestructura.


A pesar de que en el año 2019 CFE Transmisión tuvo utilidades por más de $18,000 millones de pesos y CFE Distribución tuvo utilidades por más de $14,000 millones de pesos, estas utilidades estén subsidiando la generación de electricidad cara y contaminante, y lamentablemente no se está invirtiendo en una mejor infraestructura que permita mayor confiabilidad y eficiencia.
El sector privado tiene gran respeto por el cuerpo técnico de CFE y del CENACE, y esperamos que por el bien de México, intenciones políticas o dogmáticas no interfieran en sus labores.

Hacemos un llamado para sentarnos a dialogar, a fin de que el sector empresarial pueda invertir y mejorar la penetración de energías renovables en México y adaptar el Sistema Eléctrico a fin de incrementar el uso de energías intermitentes, como es una realidad en otros países de Latinoamérica y Europa.


Confiamos en que trabajando juntos podremos incrementar la inversión en la red eléctrica y la generación de electricidad limpia que beneficie la salud de los mexicanos.