Inversionistas esperaban triunfo de López Obrador

(Notimex). El virtual triunfo de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México no generó sorpresas entre los inversionistas, quienes ya esperaban los cambios para el país, por lo que el peso se depreció de forma temporal, de acuerdo con el experto Philippe Waechter. El economista en jefe de Ostrum Asset Management, filial de Natixis IM, comentó que los inversionistas ya conocen sus programas porque hubo fuertes discusiones previas a la elección, lo cual junto con un primer discurso de corte conciliador de López Obrador “explican el movimiento tan neutral de los mercados financieros”. “El aspecto más interesante en cuanto a México es que la victoria de López Obrador ya se esperaba y no hubo sorpresas”, aunque ahora quedan dos riesgos por plantear: un periodo largo (cinco meses) para la toma de posesión y el arbitraje entre las propuestas políticas desarrolladas durante la campaña y la estabilidad económica, afirmó. El experto detalló que en los próximos cinco meses que le quedan a la presente administración pueden ocurrir diferentes situaciones, sobre todo por lo impredecible del país vecino de México, por lo que hay riesgos respecto al Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN). “Debido a que México atraviesa por importantes negociaciones para el TLCAN, existe un riesgo de divergencia entre las intenciones de López Obrador y el gobierno en turno”, consideró en un reporte. El segundo riesgo, abundó, es el arbitraje entre las propuestas de campaña y la estabilidad económica, porque ambos factores no son necesariamente consistentes y pueden constituir una fuente de volatilidad en la percepción del panorama de México. “Debemos poner mucha atención a estos riesgos para entender la trayectoria mexicana y su perfil en los mercados financieros”, dijo el analista. Luego de reiterar que el resultado de las elecciones en México fue consistente con las expectativas, comentó que el cambio principal con López Obrador es que su elección genera una ruptura política real en México. Para el especialista, “la izquierda no ha tenido el poder durante décadas y la gente ya deseaba un cambio real. Es una transformación interesante. En muchos países donde se ha podido observar un sólido movimiento político, esto ha significado también un giro hacia un mayor populismo y hacia la derecha del espectro político. En México, se va hacia la izquierda”. El economista consideró que el nuevo gobierno debe ofrecer garantías para su electorado y asegurar que el cambio político es más fácil de implementar que un cambio profundo en el aspecto económico. “El lado positivo para México es que este proceso político se verá limitado por las negociaciones del TLCAN. Esto significa que el riesgo de una divergencia fuerte y duradera es también limitado. Esta es también una razón para pensar que López Obrador no asumirá un estilo chavista de gobernar”, aseguró.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *